Seleccionar página

COMUNICADO DE LA AMCG
SOBRE CIRUGÍA ELECTIVA y COVID-19

logo-azul

Debido a la pandemia de COVID-19, el Colegio Americano de Cirujanos y SAGES han emitido recomendaciones para el manejo de procedimientos quirúrgicos y cirugías programadas.

Mientras que la mayoría de los casos puede posponerse, en muchos otros habrá progresión de la enfermedad, como, por ejemplo, las neoplasias, la falla orgánica múltiple, algunos padecimientos vasculares, que avanzarían en ausencia de intervención. Pero no, por ejemplo, una hernia inguinal o una colelitiasis no complicada o, incluso, cirugía bariátrica, por mencionar algunas.

Respecto de la cirugía que tenga que efectuarse, recomendamos tener en consideración la posibilidad de contaminación de los instrumentos laparoscópicos, lo mismo si se efectúan procedimientos endoscópicos.

Es importante reconocer que la decisión de cancelar o de llevar a cabo un procedimiento quirúrgico debe hacerse en el contexto de estrictas consideraciones médicas, pero también de consideraciones logísticas a escala nacional. Como consideración a sus equipos de trabajo, es recomendable enviar a casa al personal no indispensable, reducir la presencia al mínimo indispensable y establecer rotaciones.

Respecto de los trasplantes, CENATRA recomienda suspender temporalmente todos los procedimientos de donación y trasplante. Un caso COVID-19 sospechoso o confirmado no puede ser donador o receptor.

En la AMCG estamos conscientes de que posponer cirugías electivas privadas significa también diferir trabajo e ingresos y, por tanto, una carga adicional para los cirujanos. Pero también es necesario considerar que nuestros pacientes deberán romper el aislamiento, desplazarse por la ciudad, llegar a los hospitales, estar en contacto con otros, probablemente infectados pero asintomáticos, y que la consulta en sí misma representa un riesgo sanitario, por mucho que se tengan en cuenta las medidas de prevención de contaminación.

En ese contexto es indispensable evaluar, con todo profesionalismo y ética, el riesgo al que someteríamos a nuestros pacientes, y aconsejarles diferir lo no urgente para evitar la propagación del virus. También es importante que el cirujano no se ponga en riesgo y no se contagie por contacto con un paciente infectado asintomático.

En la AMCG hacemos una muy encarecida invitación a la prudencia del cirujano y al principio “lo primero es no hacer daño”, que en esta contingencia significa evaluar cuándo NO operar. Lo electivo siempre será electivo, a menos que se torne urgente. Invitamos entonces a todos los cirujanos a no incrementar los riesgos y no saturar camas que pudieran necesitarse urgentemente en el futuro.

A continuación, algunas ligas a sitios donde encontrarán información detallada y guías de triage sobre COVID-19 y cirugía electiva.

Atentamente,

Dr. Juan Roberto Torres Cisneros,
Presidente del Consejo Directivo,
Asociación Mexicana de Cirugía General.